Crece que crece el beb?

A menudo se culpa a las rachas de crecimiento acelerado por una gran variedad de comportamientos desconcertantes, desde alimentaci?n m?s frecuente hasta cambios en el sue?o e irritabilidad repentina. Pero, ?realmente se deben a ellas? Siga leyendo para averiguarlo.

Los bebés crecen asombrosamente rápido. Para cuando su pequeño cumpla un año, ya pesará el triple de lo que pesaba al nacer y habrá crecido de ocho a diez pulgadas. Incluso su cabeza, que es cerca de un tercio del tamaño de la de un adulto al nacer, crecerá más rápidamente durante sus primeros cuatro meses que en cualquier otro momento. "Un niño crece más rápido durante los primeros 12 meses que en cualquier otro período de su vida", según Gregory Plemmons, M.D., director médico de atención primaria pediátrica del Vanderbilt Children's Hospital, en Nashville. "Lo que es más interesante es que estos aumentos de peso y estatura no son lentos y parejos sino que parecen ocurrir como golpes de crecimiento".

Los investigadores aún tratan de determinar exactamente cuándo y cómo ocurren estas  rachas de crecimiento. Algunos expertos creen que duran de dos a siete días y suceden a edades predecibles: 10 días, 3 semanas, 6 semanas, 3 meses y 6 meses. Otros dicen que no hay un plan determinado y que el momento varía de un bebé a otro. Pero las mamás pueden reconocer una racha de crecimiento cuando la ven. "He tenido casos de madres que juraron que sus bebés crecieron de la noche a la mañana", dice la doctora Michelle Lampl, M.D., Ph.D., investigadora del crecimiento y profesora adjunta de antropología en Emory University en Atlanta. "Me dicen que las piernas de sus hijos de buenas a primeras eran más largas o que el pañal o las medias parecían mucho más apretados". La investigación realizada por la propia Lampl confirma lo que dicen: los bebés pueden aumentar la cantidad colosal de una a tres onzas de peso y crecer casi un centímetro de estatura en 24 horas, lo que es seguido por días y semanas de casi ningún crecimiento.

Creciendo de golpe
Entonces, ¿cómo puede usted saber a ciencia cierta si su bebé está pasando por una racha de crecimiento? A continuación le sugerimos las señales a las que las madres deben estar atentas.

Está hambrienta todo el tiempo
Sharon Kelley sabe cuando su hija de 4 meses está atravesando por un período de crecimiento acelerado. "Repentinamente quiere lactar sin parar", dice esta mamá de Westford, Massachusetts. "En vez de dormir toda la noche, se despierta cada dos o tres horas para comer. Durante el día, quiere comer cada una o dos horas". Los expertos concuerdan en que un aumento repentino de apetito es la señal más obvia de crecimiento rápido. "De buenas a primeras, un bebé que está lactando en intervalos regulares quiere pasarse el día entero adherido a su pecho", dice Katy Lebbing, consultora sobre lactancia de La Leche League International. Es posible que los bebés a quienes se les ha preparado para el biberón parezcan estar insatisfechos después de terminar de tomar la mamadera y quieran comer varias veces más a lo largo del día e incluso de la noche.

Estos ataques de alimentación tienen dos propósitos: "Una bebé que está creciendo es una bebé hambrienta: obviamente necesita todas las calorías que pueda consumir", dice la doctora Lampl. En segundo lugar, si usted está amamantándola, darle de comer frecuentemente aumenta su provisión de leche para que pueda saciar el apetito mayor de un bebé más grande. No se sorprenda si su pequeña quiere lactar hasta 15 ó 16 veces al día durante una ráfaga de crecimiento. "Las sesiones cortas y frecuentes de lactancia aumentan el suministro de leche de la mamá mucho más eficazmente que aquéllas más largas y poco frecuentes", dice Lebbing.

Más inquieto que nunca
"Mi bebé de 10 meses se tornó muy quejoso cuando pasó por un período de crecimiento acelerado", indica Denise Swanson, de Maquoketa, Iowa. "Se puso muy gruñón e intranquilo, y nada parecía calmarlo". ¿La razón más obvia de estos cambios de humor? La falta de sueño. "Si se despierta a menudo de noche para comer, no está teniendo los períodos más largos de descanso que necesita, lo que hará que incluso los bebés más calmados estén ansiosos", explica el doctor Plemmons.

De pronto es una marmota
Después de varios días de comer sin parar, su bebé quizá duerma más profundamente de lo normal. "Es entonces que pensamos que el crecimiento tiene lugar", dice la doctora Lampl. "Su bebé necesita dormir para permitir que su cuerpo produzca esas hormonas", explica Joan DiMartino-Nardi, M.D., endocrinóloga pediátrica del Children's Hospital en Montefiore Medical Center, en Nueva York. Nunca haga que su bebé permanezca despierta ni la fuerce a que siga su horario normal de sueño. Lo único que logrará es que esté de peor genio. Además, necesita toda la energía que pueda reunir para seguir creciendo.

No se apresure a atribuir todo a los períodos de mucho crecimiento. ¿Ha cambiado de niñera o de rutina cotidiana últimamente? Su hijo podría estar tratando de reconfortarse de la misma manera que lo hacen los adultos: comiendo y durmiendo más. También es posible que esté enfermo. La leche materna ofrece anticuerpos valiosos que su bebé necesita para combatir una infección, mientras que el sueño le da energía al cuerpo para librar la batalla. Además, es posible que un bebé al que le están saliendo los dientes esté más irritable y muestre cambios erráticos en sus patrones de alimentación y sueño. "Es un bebé. ¡Su trabajo es desconcertarla todo el tiempo!", dice el doctor Plemmons. "Todo lo que debe hacer es confiar en su instinto y estar al tanto de lo que esté ocurriendo".

Parents Magazine

Comments

Be the first to comment!


All Topics in Parents Magazine


Parents may receive compensation when you click through and purchase from links contained on this website.