¿Buen momento para comprar?

Si quieres comprar una propiedad, éste puede ser el momento. Pero ahora más que nunca debes asegurarte de que no tengas deudas que después no puedas pagar.

¿El Momento Para Comprar?

Acaban de colocar un letrero de "Se Vende" en la fachada de una casa que te encanta. Esta propiedad tiene todo lo que siempre quisiste: un patio hermoso, una sala de estar enorme y una cocina con tantos electrodomésticos que incluso ya estás considerando dejar de pedir pizza. Pero con la actual inestabilidad del mercado, ¿te has preguntado si éste es el momento adecuado para comprar?

Todo depende. Si primero tienes que vender la casa donde vives actualmente, la situación se te podría hacer un poco más complicada. Los precios han bajado considerablemente en muchos mercados, y el número de compradores entusiasmados ha bajado muchísimo.

Por si esto fuera poco, hoy se hace mucho más difícil obtener financiación: atrás han quedado los días en que todo el mundo calificaba para una hipoteca, como esos famosos préstamos subpreferenciales -- subprime, en inglés -- que tantos problemas crearon a muchos compradores. Con tasas de interés fluctuantes, el prestamista se veía obligado a ejecutar el colateral (foreclose, en inglés) cuando el comprador no podía pagar las cuotas mensuales cada vez más altas. Esto también generó un problema para los bancos y exacerbó la crisis económica actual.

Las buenas noticias son que si eres un comprador con ingresos estables, buen historial de crédito y algunos ahorros, ésta puede ser tu gran oportunidad para comprar la casa de tus sueños. Hay una gran variedad de propiedades a la venta -- en algunas áreas, incluso el doble del inventario promedio -- así que los precios han bajado. Y lo que es mejor: los intereses han disminuido más de lo que se había visto en años.

Aún así, comprar una casa es un gran compromiso económico, por lo que es importante que seas precavida al realizar cualquier transacción inmobiliaria. Aquí te decimos lo que debes saber antes de firmar cualquier contrato de compra.

    ¿Debes comprar una casa embargada por un banco?

    A medida que más y más prestatarios fallan en los pagos de sus hipotecas, los bancos se ven obligados a embargar las propiedades (foreclosure). "Como hay tantas propiedades embargadas en el mercado de hoy, puedes conseguir tremendas ofertas si vas a comprar", explica John Anderson, corredor de bienes raíces en Crystal, Minnesota. Pero necesitas ser especialmente cuidadosa si piensas invertir en una de estas propiedades. "Asegúrate de tener un corredor experimentado, pues comprar una casa embargada es más complejo que adquirir una habitada por su dueño", añade Anderson.

    Por una parte, algunos de estos inmuebles tienen gravámenes (liens, en inglés) y reclamos en su contra, algo que debes aclarar bien antes de comprar. Otras no han sido bien mantenidas y seguramente necesitarán reparaciones. Como se venden "tal cual están", haz una inspección de la casa antes de firmar.

      Compra Inteligentemente

      Comprar una casa no es tarea fácil y conviene estar asesorado por un especialista en la materia. El sentido común te dice que busques a alguien con experiencia, pero un agente nuevo en el mercado tendrá más deseos de vender y te dedicará más tiempo. Pide recomendaciones a amistades o profesionales en quienes confíes y toma tu decisión. No olvides que el interés del agente está en cerrar el acuerdo contigo lo más rápido posible y ganar su comisión, y no necesariamente en conseguirte el mejor precio de compra. Aclárale que quieres ver todas las ofertas del mercado. Pregúntale si está dispuesto a trabajar aun en el caso de que consigas una propiedad a la venta por su dueño. (De ser así, puedes hacer un acuerdo de compensación).

      Siempre pide que te den los precios de venta de casas similares a la que a ti te gusta en tu zona preferida. Así sabrás el precio original, cuánto tiempo estuvo en el mercado y el precio por el que finalmente fue comprada. Algunos estados como Florida, Nevada y partes de California, tuvieron grandes ingresos y ganancias durante el boom inmobiliario de años recientes y en la actualidad hay allí más oferta que demanda, por lo que podrías conseguir tremendas oportunidades en estas áreas, explica Joe Adamaitis, autor de The First-Time Homebuyer's Handbook (Atlantic Publishing Co.).

        ¿Cuál es el mejor préstamo para ti?

        • Con tasa de interés fija. El interés y los pagos mensuales se mantienen iguales durante todo el término de la hipoteca. Los préstamos más comunes son pagaderos a 30 años, pero también puedes conseguir uno a 15, con una tasa un poco más baja. Aunque los de 15 años tienen un pago mensual más alto, también te permiten pagar la deuda en la mitad del tiempo. Así también ahorrarás más de la mitad del total en intereses que si hicieras una hipoteca pagadera a 30 años.
        • Con tasa de interés ajustable. Suelen ofrecer un interés inicial más bajo que los de tasa fija, con ajustes periódicos basados en el tipo de interés preferencial. Es ideal para compradores que confíen que sus ingresos aumentarán considerablemente en los años venideros.
        • Préstamos gubernamentales. La Federal Housing Administration ayuda a quienes tienen una calificación crediticia de por lo menos 500 puntos. Estos requieren un pago inicial más bajo -- de un 3 por ciento versus el 20 por ciento estándar -- , pero exigen un seguro hipotecario, lo que subirá la cuota mensual. Los veteranos y el personal militar son elegibles para préstamos a bajo costo. El Departamento de Agricultura también tiene estas hipotecas en zonas rurales, sin adelanto ni gastos de cierre.

          Antes de pedir prestado...

          • Compara bancos. Comienza por los bancos y cooperativas locales. También puedes obtener un préstamo a través de un corredor hipotecario que te puede poner en contacto con un prestamista sin costo adicional (el banco paga el cargo).
          • Busca en línea. Dos sitios web confiables son: LowerMyBills.com y LendingTree.com. En español, puedes visitar federalreserve.gov/pubs/arms/arms_spanish.htm. Allí puedes entrar tu información financiera y recibir ofertas de préstamos de bancos y agentes, vía correo electrónico.
          • Conoce cuáles son las penalizaciones. Muchos préstamos tienen recargos por prepago y esto puede dificultar tu decisión de refinanciar. Pide un estimado de los costos de la transacción y del cierre. Algunas veces, estos cargos son negociables.
          • Pide tasas de interés fijas. Una vez te decidas por un préstamo, pide que confirmen por escrito la tasa de interés ofrecida. Esto te protegerá contra un aumento inesperado mientras se procesa tu préstamo. Si la tasa disminuye, intenta negociar algún acuerdo.

            Originally published in the November 2008 issue of Ser Padres magazine.