SPECIAL OFFER: - Limited Time Only!
(The ad below will not display on your printed page)

Save BIG on a FULL YEAR OF FUN with FamilyFun® Magazine for just $12! Every issue is all about family-friendly recipes, extraordinary activities, hands-on crafts, kid-approved vacations – we have it all, for just $12! But HURRY – this offer won't last! (U.S. orders only)

Email:

First Name:

Last Name:

Address:

City:

State:

Zip:

Son golosinas o medicamentos?

Julie Hyde, de Ashland, Oregon, estaba preparando la cena cuando Ally, su hija de 18 meses, fue hasta el baño, se subió a un banquillo, agarró una botella de jarabe para la tos que había usado su padre unos minutos antes y se la tomó. Molly Stephan, una nena de 3 años de Miami, encontró debajo de su cama un tubo de plástico con veneno para hormigas. Lo llenó de agua y también se lo tomó.

Por suerte, ninguna sufrió efectos duraderos. Sin embargo, Rex Souder, de Bellevue, Nebraska, tuvo una experiencia aterradora. Su bebé de 19 meses se tomó una botella de aceite para lámparas que encontró en un mueble en la casa de su abuela. Afortunadamente, la abuela se dio cuenta y lo llevó inmediatamente a la sala de emergencia. Sin embargo, el bebé tuvo que ser trasladado a otro hospital mejor, ya que el aceite había pasado a sus pulmones y no podía respirar. Los doctores lo tuvieron que poner en un respirador y se pasó 13 días internado. ?Jamás supe que tenía algo tan peligroso en mi casa?, dijo su abuela Judy. Estas historias son sólo algunas de las 2.4 millones de ellas que suceden todos los años con productos tóxicos. Un promedio de un incidente cada 13 segundos. Casi la mitad de los incidentes involucran a niños pequeños a quienes les gusta trepar, explorar y llevarse todo a la boca. Muchos envenena?mientos también suceden si los chicos aspiran vapores tóxicos o se exponen a químicos nocivos para la piel o los ojos.

La mayoría de los casos no son lo suficientemente serios como para resultar en una internación. Un estudio realizado en el 2005 por el American Association of Poison Control Centers halló que casi 130.000 niños menores de 6 años necesitaron algún tipo de tratamiento, y cerca de 760 niños tuvieron algún incidente potencialmente fatal o resultaron con daños permanentes.

Los culpables más comunes son: medicamentos con y sin receta, suplementos dietéticos, cosméticos, productos para la higiene personal, pesticidas y productos de limpieza para el hogar. Algunas de las sustancias que contienen estos productos son particularmente peligrosas porque son fatales en mínimas cantidades y se absorben rápidamente en el torrente sanguíneo.

"Los padres por lo general subestiman este peligro y por ello suelen dejar estos productos al alcance de la mano de los pequeños", dice Rose Ann Soloway, R.N., toxicóloga clínica en el National Capital Poison Center, en Washington, D.C.

Hay algunas vitaminas para adultos que contienen hierro que pueden causar vómitos con sangre, daños al hígado y hasta inducir un estado de coma. Si, por ejemplo, los chicos llegan a tragarse una loción para afeitar, así como alcohol o un antiséptico bucal, aunque sea en pequeñas cantidades, ello puede derivar en la baja de la glucosa en la sangre, lo que puede provocar convulsiones y eventualmente la muerte.

Los niños menores de 2 años son especialmente vulnerables a los efectos del veneno. "Tragan cantidades muy grandes en relación al tamaño de sus cuerpos y sus órganos en desarrollo y sus sistemas nerviosos son extremadamente sensibles a estos químicos", dice Gary S. Wasserman, D.O., jefe de medicina toxicológica en el Children?s Mercy Hospitals & Clinics, en Kansas City, Missouri. "Hay ciertas cantidades que en niños más grandes causarían efectos más leves".

Muchos de los envenenamientos ocurren cuando los padres dejan medicamentos u otros productos peligrosos al alcance de las manos de sus chicos y se distraen por un momento. De hecho, la mayoría de los llamados que reciben los especialistas en envenenamientos suceden entre las 4 y las 10 de la noche porque esas son las horas en que los padres se encuentran atareados con la preparación de la cena y los quehaceres cotidianos.

Lamentablemente, muchos de estos medicamentos y productos tóxicos suelen ser muy tentadores para los más chicos. "Suelen venir en paquetes coloridos y oler rico, muy semejante a algo que podrían comer", dice Edward Krenzelok, Pharm.D., director del centro de envenenamiento en la University of Pittsburgh Medical Center. Muchas de las pastillas analgésicas, sean líquidas o masticables, parecen caramelos como los M&M's Minis, o Tic Tacs. Muchos de los productos de limpieza para el hogar se asemejan a los jugos de frutas infantiles y hasta tienen una naranja o un limón en sus etiquetas.

Pero de todas maneras se ha demostrado que los chicos también tomarían los productos que no huelen tan bien. Es imperativo que los padres mantengan este tipo de productos fuera del alcance de las manos de sus chicos. "Los niños pequeños suelen ser muy impulsivos y se tragan las cosas sin pensar lo que son verdaderamente", agrega Kristin Wenger, coordinadora de programas de educación para prevenir envenenamientos infantiles en Charlottesville, Virginia.

Pasos a seguir

Dado que usted que no puede vigilar constantemente qué hacen sus chicos, es crucial que su casa sea segura.

Guarde los medicamentos, las vitaminas, los aceites de baño y los perfumes. "No deben tener acceso a este tipo de productos", dice Catherine Tom-Revzon, Pharm.D., gerente de una farmacia clínica pediátrica en Montefiore Medical Center, en New York City.

Siempre lea las instrucciones antes de darles algún medicamento y fíjese en las cantidades. Cuando no esté segura si el medicamento o la dosis son los adecuados, consulte con su pediatra, su farmacéutico o llame al centro de control de envenenamientos.

Utilice ciertos productos peligrosos cuando sus niños no estén en la casa o estén durmiendo. Asegúrese de cerrar bien las tapas. Guárdelos en un lugar lejos del alcance de las manos de los chicos y no cambie el contenido de los productos a otro tipo de envase que suele utilizar para guardar comida.

Nunca deje a sus niños pequeños fuera del alcance de su vista cuando visiten amigos y familia. Muchos abuelos toman medicamentos que no tienen tapas seguras y suelen dejarlos sobre la mesa o incluso en sus carteras. "Muchos de esos envases pueden lucir como un juguete", dice la doctora Tom-Revzon.

Enséñeles que nunca se lleven nada a la boca si no saben lo que es. Quite todas las plantas venenosas de su casa. Nunca les dé de tomar bebidas alcohólicas ni las deje al alcance de sus manos. Evite tomar pastillas delante de los chicos y fíjese bien dónde las pone después de tomarlas.

Acetaminofeno

Efectos: Una dosis ( o varias) en exceso de la recomendada puede causar dolor abdominal, así como vómitos, diarrea y daño hepático. Algunos síntomas de daño hepático pueden tardar varios días en desarrollarse, como por ejemplo que la piel y los ojos se tornen amarrillos.

Alcohol en tragos, perfumes, cremas para despues de afeitar, limpiadores faciales, antisepticos y enjuagues bucales.

Efectos: Una pequeña cantidad puede causar intoxicación, disminuir los latidos del corazón y la respiración, bajar el nivel de azúcar en la sangre, causar convulsiones y coma.

Anticongelante o liquido para el limpiaparabrisas del auto que contienen etileno glicol o metanol.

Efectos: una pequeña cantidad puede acelerar los latidos del corazón, producir convulsiones y coma. El etileno glicol puede causar daño a los riñones y el metanol puede producir ceguera. Las síntomas tardan en aparecer.

Medicamentos para la presion arterial y el corazon

Efectos: Una pequeña cantidad puede causar latidos irregulares, baja presión arterial y coma. Algunos síntomas pueden tardar desde 30 minutos hasta 12 horas en desarrollarse.

Quimicos causticos, como limpiadores de inodoro o de hornos, jabon para la lavadora de platos, cremas depilatorias, tinturas del pelo.

Efectos: Una pequeña cantidad puede causar quemaduras y dejar una cicatriz. Puede también causar dificultad para respirar, daños a ciertos órganos y coma.

Medicamentos para la tos y resfrios.

Efectos: Tomar más de la dosis recomendada puede aumentar la presión arterial, los latidos del corazón, disminuir la respiración, causar retortijones, vómitos, diarrea, convulsiones y coma.

Gotas para los ojos o nasales

Efectos: Pueden comprimir el flujo de la sangre en el cuerpo causando convulsiones y coma

Hidrocarburos, que se pueden encontrar en aceites para bebes, en aceites para lamparas, productos para quitarse el maquillaje, lustre para muebles, liquido para encendedores, kerosene y trementina.

Efectos: En niños solo algunos sorbos pueden causar una neumonía fatal y atragantamientos. Si inhalan gasolina y solventes éstos pueden causar problemas respiratorios, convulsiones y coma.

Suplementos con hierro o vitaminas para adultos

Efectos: Si los niños tragan estas pastillas les pueden causar vómitos con sangre, diarrea, daño hepático y coma.

Medicamentos para la diabetes

Efectos: En pequeñas cantidades pueden causar una baja en el nivel de azúcar en la sangre, convulsiones y coma. Las síntomas pueden demorarse 24 horas en manifestarse.

Antidepresivos triciclicos

Efectos: Cualquiera sea la cantidad, en niños pequeños pueden causar convulsiones y coma. Los síntomas pueden desarrollarse dentro de los 20-30 minutos de haber tragado las pastillas.

Pesticidas, incluyendo venenos para matar yuyos del cesped y los de vaporizadores de insectos

Efectos: Tragar una pequeña cantidad puede causar respiración anormal, parálisis, convulsiones y coma. Puede haber exposición tóxica al ser inhalado o al exponer la piel a la sustancia.

Narcoticos para aliviar el dolor, como la codeina

Efectos: Una dosis para adultos puede causar baja presión arterial, disminuir los latidos del corazón, y producir coma en niños pequeños.

Anestesias topicas como bloqueadores solares o productos de primeros auxilios

Efectos: Ingerir pequeñas cantidades puede causar dificultad para respirar, convulsiones y coma.

Actue de inmediato!

Si usted piensa que su hijo tragó alguna sustancia peligrosa, aunque sea una pequeña cantidad, llame enseguida al 800-222-1222.