Ponga su Deuda a Dieta

Condensado del libro "Make Money, Not Excuses," de Jean Chatzky. Copyright © 2006 por Jean Chatzky. Publicado con acuerdo de Crown Business, sello editorial de Random House, Inc.

Como Vivir Con Lo Que Gana

Si usted quiere tener más dinero del que tiene hoy, basta con que respete cuatro principios: necesita disponer de un ingreso mensual estable y decente; debe gastar menos de lo que gana; tendrá que invertir el dinero que no gasta y protegerse usted y sus finanzas de un desastre para no perderlo todo. Empecemos por el segundo principio.

Me he pasado los últimos tres años tratando de salvar a la gente de sus grandes deudas. Y lo que he aprendido es que es más fácil abordar el tema como si uno tuviese que ponerse a dieta. Lo bueno es que muchas buenas dietas son verdaderamente fáciles. Si uno come menos carbohidratos o comienza a contar las calorías que consume, entonces pierde peso. Estas dietas ofrecen distintas opciones para lograr esto. Y uno elige. El mismo funcionamiento debe ser aplicado para poner su deuda a dieta. Tendrá que contabilizar su dinero para saber cuáles son sus ingresos y egresos. También debe analizar cuáles son sus gastos fijos para poder tomar mejores decisiones. Así podrá empezar a vivir con lo que gana y no a la inversa.

He aquí algunos consejos para lograr esto. Es importante ahorrar dinero para lograr pequeñas metas futuras como unas vacaciones o la renovación de su baño, u objetivos más ambiciosos, tales como pagarles la universidad a sus hijos o tener dinero para cuando se jubile. Pero para lograr esto deberá repensar la relación que tiene con sus tarjetas de crédito. Hoy en día éstas son demasiado fáciles de obtener y muy fáciles de usar. Sin embargo, los costos que acarrean son altísimos debido a una plétora de gastos bancarios y altas tasas de interés.

No olvide este dato: Una familia típica americana por lo general tiene un promedio de deuda de $9.300. Lograr pagarla les puede costar de tres a cuatro veces ese monto por las altas tasas de interés y les puede llevar décadas saldarla. Simplemente tener la deuda y no saldarla puede costar cerca de $2.000 por año.

Recuerde siempre las razones por las que debe actuar. Cancelar una deuda exige sacrificar algo en la actualidad para poder lograr algo mañana. Deberá dejar de hacer compras innecesarias en el presente para poder lograr comprarse la casa que tanto quiere en el futuro. Claro que tendrá otras satisfacciones. Por lo pronto, seguramente se sentirá orgullosa cuando reciba la cuenta de su tarjeta de crédito y se dé cuenta de que no debe congelar un tercio de sus honorarios (o los de su pareja) para pagarla. Si debe menos dinero, se va a sentir más segura y con mayor control de su vida. Y por si eso fuera poco, usted también podrá planear su futuro con más realismo y entusiasmo.

Pongase una meta

Sea específica en cuanto al objetivo que quiere lograr con respecto a su deuda. Pregúntese lo siguiente: ¿Cuánto debo? ¿Cuáles son las tasas de interés que tengo que pagar? ¿Cuánto tiempo me llevará saldarla? Sea lo más realista posible. Si usted puede pagar más del monto mínimo de su tarjeta de crédito y otros $10 encima, podrá saldar cerca de $3.650 de su deuda en el año. Si puede poner más dinero, mucho mejor. Otra ventaja: ya no discutirá con su esposo acerca de las deudas y seguramente dormirá mejor.

Haga una lista de prioridades

Las deudas deben ser jerarquizadas. Mientras usted realiza estos pagos, también deberá estar pagando los montos mínimos de sus tarjetas de crédito o las cuotas fijas del préstamo estudiantil que sacó para alguno de sus hijos, del automóvil, de su vivienda y de cualquier otra deuda personal que pueda tener para no atrasarse en estos otros pagos. Siempre recuerde que si no paga la hipoteca de su vivienda, eventualmente la podría llegar a perder, al igual que su carro, ya que seguramente ambos están prendados y sirven de colateral a sus prestamistas o vendedores. Estos pagos deberían ser prioritarios en su lista así como los servicios básicos: el agua, la electricidad o el gas. Finalmente querrá enfocarse en las deudas que le cuestan mucho dinero, como las de sus tarjetas de crédito, que generalmente tienen las tasas de interés más altas.

Obedezca las Reglas

Como cualquier dieta que verdaderamente funciona, usted sabe que hay ciertas comidas que no podrá comer por un tiempo. Con las deudas pasa lo mismo. Deberá seguir las reglas al pie de la letra para tener éxito. Aquí le ofrezco algunas reglas que la ayudarán a salir del pantano financiero:

  1. Utilice la tarjeta de débito. Al hacerlo no podrá gastar más de lo que haya disponible en su cuenta bancaria.
  2. Reduzca el tamaño de su billetera. Deje sólo una tarjeta de crédito en ella y solamente utilícela en casos de emergencia. Si usted suele memorizar los números de su tarjeta crediticia, dígale a la compañía que la perdió y pida una nueva. No memorice el nuevo número si no quiere caer en la trampa.
  3. No realice compras por internet. Claro que puede realizar las de comida por internet si es que eso le ahorra dinero y tiempo pero evite usarlo para todas las demás compras que tenga que hacer.
  4. Haga listas de lo que necesita. Aunque deba comprar regalos de cumpleaños, comida o ropa, si éstos no están escritos en su lista, entonces no son necesarios ni mucho menos urgentes. No compre lo que no necesite.
  5. Visite el cajero automático una vez por semana. Decida cuánto dinero necesita semanalmente. Saque el dinero el lunes y divídalo en siete partes. Ésa es la cantidad de dinero que utilizará. Si gasta menos, tendrá más para otro día. Si gasta de más entonces no tendrá para el día siguiente.
  6. Pague sus cuentas ni bien lleguen. De esa manera podrá ahorrar más y endeudarse menos. Es una costumbre muy poderosa para adoptar.
  7. Contabilice lo que gasta. Por lo menos durante los primeros meses escriba todos sus gastos diarios para poder saber cómo gasta su dinero. Divida el dinero gastado por categorías: ropa, comida, entretenimiento, transporte, salud, etc. De esta manera podrá ver con sus propios ojos en qué categoría podría recortar gastos y en cuál está gastando más de la cuenta.
  8. Sepa el puntaje de su crédito. El mismo es una representación numérica de su historial crediticio. Los prestamistas se basarán en ese número para aplicarle la tasa de interés cuando pida dinero prestado. Si tiene un buen puntaje seguro que conseguirá tasas de interés más bajas. Si tiene mal puntaje pagará dos o tres veces más. Lo mejor es obtener su puntaje crediticio gratis en el sitio cibernético annualcreditreport.com.
  9. Pague sus cuentas por internet. Si usted cree, como yo, que el tiempo es dinero, entonces podrá ahorrar mucho si paga así sus cuentas. Pero asegúrese primero de que su banco le otorga este servicio gratuitamente.
  10. No se torture si no puede seguir este plan. Así como un chocolate puede prevenir que usted coma en exceso durante todo el fin de semana, este plan también permite darse algún lujo de vez en cuando, como el de ir a ver una obra de teatro o ir a un cine después de haber pagado una suma extra de su deuda. No cometa el error de arrepentirse si lo hace: ¡una amiga mía decidió premiarse comprándose un nuevo vestido tras pagar una gran cuota de su deuda pero luego se tiró café encima para poder devolverlo!

5 Pasos Para Ahorrar Mas

Si necesita más dinero para vivir, solamente hay dos maneras de hacerlo: gastando menos o ahorrando más. Debe hacer uno para lograr el otro. Recuerde estos consejos:

Mantenga sus ojos en el premio. Es importante que sepa para qué está ahorrando y cuánto le va a costar. Si quiere comprar una casa establezca cuándo quiere poner el pago adelantado por ella y por qué monto.

Sepa su ingreso mensual. Para lograr su meta, ayuda saber cuánto dinero le entra por mes, ya sea por su sueldo, inversiones, propiedades o seguro social. A ese total, debe restarle los impuestos que debe pagar. Siempre calcule sobre su ingreso neto.

Sepa en qué gasta su dinero. Calcule cuáles son sus gastos fijos (alquiler, hipoteca, pagos de carro, seguro, deudas, costos de mantenimiento, etc.). Después fíjese en los variables como comida, entretenimiento, etc. Y guarde los recibos.

Haga los cambios necesarios. Una vez que sepa cuánto le ingresa y cuánto dinero gasta podrá implementar los cambios necesarios para vivir dentro de sus posibilidades. Podrá decidir en qué vale la pena recortar para ahorrar más.

Siga esta fórmula. Use su sueldo neto como punto de partida. El 35% para pagar su vivienda (su casa y lo que le cuesta vivir allí, impuestos, seguro y servicios); el 15% en transporte; otro 15% para pagar deudas, un 25% en gastos variables, como comida, y ahorre el 10% restante.

Parents Are Talking

Add a Comment