Los Chicos Hispanos Y El Dinero

Controlar impulsos es un gran paso para aprender el valor del dinero.

El Dinero es un Simbolo

Una tarde de invierno, Ana Salinas, de Jersey City, N.J., esperaba con sus hijos, Vanesa, de 7 años, y Andrés, de 4, su turno con el pediatra. La sala de espera estaba repleta de niños resfriados. Al rato, Andrés comenzó a aburrirse y a molestar. Con mucha astucia y pretendida adultez, Vanesa lo distrajo con juegos hasta que el médico los atendió.

Al salir del consultorio, Vanesa le pregunta a su mamá: "¿Mami, tú crees que puedas pagarme por cuidar a mi hermano?".

Éste fue un momento muy confuso para Ana, nacida en México y actualmente residente de Nueva Jersey, porque si bien quería recompensar la ayuda de Vanesa, algo le decía en su interior que pagarle por cuidar a su hermano no era correcto.

Esta incomodidad acerca de cuándo y cómo usar el dinero con los niños puede resultar familiar a muchos padres latinos. ¿Por qué?

Por lo pronto, cuando los niños comienzan la escuela, intercambian mucha información con sus compañeros y el allowance, o estipendio semanal, es uno de los primeros temas que nos (y los) exponen a importantes diferencias culturales, con respecto al manejo del dinero en las familias.

El dinero es un símbolo y como tal toma el significado que se le asigna. Es por esto que hay que prestar mucha atención a qué valores transmitimos a los niños cuando les enseñamos a usarlo. Según Xavier Serbia, experto en finanzas, el reto fundamental de los padres es balancear su rol como tales con el de tutores. "El primero protege, el segundo provee estructura y conocimiento", explica.

Más allá de su clase social, los padres deben estar muy atentos a cuánto les dan a sus hijos y cómo lo hacen. El dar es un arma de doble filo. No se puede hacer solamente con el corazón. Siempre hay que tener en cuenta cómo afectamos la capacidad de que el niño desarrolle las habilidades que después le permitirán ganarse la vida. Estos consejos pueden facilitar la experiencia.

Obligaciones Familiares y la Necesidad de Trabajar

Que los niños quieran tener trabajos y aprender a ganar dinero es una buena señal y no hay que desaprovecharla. Lo importante es no confundirlos y establecer la diferencia entre sus obligaciones como ciudadanos del hogar y el trabajo como medio para obtener una compensación monetaria.

Según Nancy Somalin, educadora y autora de varios libros para padres, la primera enseñanza se da naturalmente en la dinámica familiar. "La clave es ayudarlos a entender la conexión entre responsabilidad y recompense de acuerdo con la edad y sin involucrar dinero", dice. La recompensa puede ser el acceso o la pérdida de un privilegio: "Después de que juntes tus juguetes, puedes mirar tu programa favorito". Durante la primera etapa de la infancia puedes exponerlos al uso del dinero a través de diligencias, como por ejemplo, que vayan a hacer una compra al supermercado. En esos casos, déjalos pagar con dinero en efectivo si es posible.

Las motivaciones para ganar un dinero para gastos personales comienzan a surgir alrededor de los 6 años. Para enseñarles la relación entre el trabajo y el dinero es aconsejable usar proyectos especiales, como por ejemplo reciclar los periódicos. Estos proyectos serían tareas que no estén relacionadas con las obligaciones domésticas básicas, como tender la cama, recoger los platos, etc. Si los niños están buscando trabajo en el hogar, es mejor que asocien ganar dinero con un quehacer extra que con cuidar a un hermano menor o juntar sus juguetes.

Veamos. ¿Qué sucede si se les paga por recoger la mesa, acomodar sus libros o cuidar a un hermano? Los padres corren el riesgo de transformar al niño en un pichón de mercenario. En la cultura latina tradicional ésta no es una práctica generalizada, dado que más bien predomina la cooperación y el sistema comunitario. Los niños colaboran en la casa por el solo hecho de pertenecer a la familia. Pero los niños ya no viven en su país de origen sino en el adoptado. Según Marcelo Rubin, Ph.D., sicólogo del William Alanson White Institute, en Nueva York, el concepto de asignar un estipendio seminal (allowance, en inglés) a los niños es el resultado de la asimilación a la sociedad norteamericana. Por eso no es aconsejable relacionar quehaceres domésticos diarios como lavar los platos o sacar la basura con un pago. Así maneja Claudia Corrales, de San Diego, Calif., el estipendio de Juan Miguel, su hijo de 12 años: "Le doy 12 dólares semanales y luego hacemos algunos trueques; por ejemplo, si él lava el auto, le compro algo que él quiera por lo que me costaría llevar el auto a lavar o le cocino su comida favorita. Depende de mi presupuesto". Pero ¿cómo se establece un estipendio semanal? La regla general es de 50 centavos a un dólar por cada año de edad.

Beneficencia y Ahorro

Ambos son buenas prácticas para entrenarlos a contener lanecesidad de gratificación inmediata. Ayúdalos a controlar suimpulsividad haciéndoles notar las necesidades de otros niñosmenos afortunados. La experiencia simple y directa suele ser efectiva. Leonor Guerrero, de Chicago, tiene una regla de oro: "Por cada juguete nuevo, hay que donar otro usado".

El ahorro tal vez sea el tema más desafiante del aprendizaje ya que se trata de un concepto abstracto y postergado. Es ideal introducirlo cuando le pidan algo costoso, como un Ipod o un juego electrónico. Proponles ahorrar lo más que puedan y hasta ofréceles igualarles lo ahorrado. Y recuerda: estas enseñanzas son la mejor inversión para su futuro.

Donde Obtener Mas InformaciTon y Ayuda

Vidaydinero.com es una página web de Visa y la Cámara de Comercio Hispana. Viene con juegos y recursos para enseñarles a los chicos a administrar el dinero enfatizando tanto la caridad como la conveniencia del ahorro.

Money and Meaning, de Judith Stern Speck, L.C.S.W. Un libro muy útil para que entiendan el significado del dinero.

Papá Rico, Papá Pobre, de Robert Kiyosaki. Lo que enseñan los ricos a sus hijos sobre el dinero y lo que los pobres y la clase media suelen no hacer.

Ackerman Institute: Money and Family Life Project. Ofrece seminarios para padres sobre el tema.



Copyright © 2008. Used with permission from the April 2008 issue of Ser Padres magazine.

Parents Are Talking

Add a Comment