ABCD... Espanol

En momentos en que numerosos estudios revelan que los chicos y jóvenes hispanos crecen con un pie en cada cultura, es hora de que los padres entiendan no sólo el valor de que sus hijos mantengan nuestro idioma, sino que aprendan buen español en lugar de spanglish.

Mantengan Nuestro Idioma

Raciela Martínez creció en un hogar bilingue, pero a los 6 años les pidió a sus padres que le hicieran el favor de no hablarle más en español. La niña, estudiante en Port Lavaca, Texas, tomó esa decisión debido al constante maltrato de una maestra de primer grado, quien no perdía ocasión para ridiculizar su acento mexicano y su dificultad para leer en inglés. "Recuerdo que no podía pronunciar la 'i' y que la profesora siempre me ponía como ejemplo de fracaso", cuenta desde Houston, varias décadas después, esta hispana de tercera generación.

Con el tiempo, Graciela logró darle un giro sorprendente a esa dura experiencia. Ya casada y en sus años de universidad, no sólo volvió a aprender el idioma heredado de sus padres y abuelos (su español hasta entonces estaba muy mezclado con el inglés y con la jerga Tex-Mex), sino que decidió convertirse en maestra bilingue, tras lo que hoy enseña en el Dual Language Program de la escuela publica Mark Twain, en Houston. "Me di cuenta de que ya era tiempo de valorar el español y la cultura hispana. No quiero que ningun niño pase lo que yo pasé... ¿Qué es lo más gratificante de mi trabajo? Ver que mis alumnos aprecian el español y que además tienen respeto por todas las culturas", dice Graciela quien, sin embargo, tiene una asignatura pendiente: no haber logrado enseñarles el idioma de Cervantes a sus propios hijos.

La de Graciela es una gran historia de reencuentro con el español, su lengua heredada. También es un síntoma de un cambio de actitud en algunos sectores de la comunidad hispana en Estados Unidos por mantener vivo el español en la familia. Aun cuando la tendencia es que el inglés lo desplace, especialmente a partir de la tercera generación, hay expertos que notan una creciente conciencia sobre el interés en el bilinguismo y la preservación del español entre los latinos.

"Hay diferencias en cómo y hasta qué punto se mantiene el español en las distintas comunidades y generaciones de hispanos en Estados Unidos. En los ultimos años hemos notado que chicos que han nacido aquí o vinieron de muy pequeños y llegan a la universidad, es decir los de segunda o tercera generación, mantienen el español a nivel doméstico y tienen gran interés por no perder este idioma", sostiene Gerardo Piña-Rosales, director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y profesor de literatura española en The City University of New York. "Es precisamente a estos jóvenes hispanohablantes a quienes se dirigen los cursos de español para heritage speakers que hoy ofrecen diversas universidades norteamericanas", agrega.

Por su parte, Cecilia Colombi, directora del departamento de español de la University of California, en Davis, cree que existe una mayor conciencia sobre la importancia de hablar más de un idioma. "Muchas familias que hablan español en casa creen que es importante mantenerlo para que sus hijos consigan mejores empleos o para que puedan comunicarse con sus parientes en Latinoamérica", comenta.

Segun Colombi, otro factor principal para mantener vivo el español es la enseñanza de este idioma en las escuelas, un espacio donde se desarrollan la escritura y la lectura, registros que difícilmente se aprenden sin una instrucción formal. Sin embargo, la docente señala que el empleo del español en casa juega un papel crucial, al igual que las oportunidades de hablar y escuchar nuestra lengua en la comunidad o durante las visitas a los países de origen de padres y abuelos.

Parents Are Talking

Add a Comment