Comida Indigesta

Desde las rosquillas en las fiestas escolares hasta la pizza en la cafetería, los alimentos que come su hijo en la escuela pueden constituir un serio riesgo para la salud. ¿Pero a quién le corresponde la tarea de vigilar lo que comen los niños?

El debate

Meredith Roth nunca se propuso provocar un alboroto. Y desde luego tampoco quiso que la considerasen "una mujer rara". Sencillamente estaba preocupada por los alimentos que sus hijos, de 4 y 6 años, comían en la escuela. "No se trataba sólo de las opciones dudosas de la cafetería como una lasca de pan acompañada de papitas fritas", dijo la mamá residente en Millburn, Nueva Jersey. "Ni de las golosinas que las maestras repartían en ocasiones especiales. Tampoco los pastelillos o rosquillas que los padres envían para los cumpleaños y las fiestas. Se trataba de cómo todas esas calorías superfluas se iban acumulando día tras día en el organismo de mis chicos".

Roth comunicó su queja a un un reportero de un diario local, con la esperanza de que otras mamás leyeran el artículo y le dieran la razón,. En cambio, provocó furor. Las autoridades escolares la desestimaron como una agitadora y varios vecinos le aconsejaron cerrar la boca. Alguien le envió una nota calificándola como una molestia, y alguien más distribuyó un mensaje electrónico en el que se burlaba de un atuendo de gimnasia que usaba. "Nunca esperé causar esa clase de respuesta", dice Roth. Aunque la reacción airada en ese suburbio de Nueva Jersey fue extrema, se han entablado otros debates similares, aunque menos ruidosos, en pueblos y ciudades de todo Estados Unidos. Ya sea en pequeñas cooperativas preescolares o en los grandes distritos escolares urbanos, los padres y las autoridades se esfuerzan por lidiar con el creciente problema de la comida insalubre en las escuelas. Por supuesto que ningún padre o madre quiere que sus hijos coman cantidades incesantes de alimentos que no son nutritivos. Pero el debate todavía continúa sobre el alcance de la llamada comida insalubre: qué reforma se necesita, y cuánto tiempo las escuelas deben dedicar a la pizza y las papitas fritas en vez de a la lectura, la redacción y las matemáticas.

Parents Are Talking

Add a Comment